Etiquetas

Archivo del blog

lunes, 23 de septiembre de 2013

Capitulo 51





-Veinticuatro- responde Finnick
-Entonces, ¿dos docenas exactas?- pregunta Beete.
-Veinticuatro justos. ¿Cómo los dividimos?
-Podemos quedarnos tres cada uno, y los que queden vivos a la hora del desayuno ya decidirán sobre el resto – digo yo he instintivamente Katniss se ríe, lo que me hace mirarla con aprobación porque sabe cuánta verdad hay en mi comentario.
Esperamos hasta que la ola gigante inunde la sección  de las 10 a las 11 y allí comemos. Las horas de cansancio y sin dormir me están haciendo efecto, aunque aún sigo de pie. Katniss se ofrece con Peeta a  hacer la guardia. Y a los pocos minutos de acostarme me quedo frita, aunque antes de eso oigo una única frase de la conversación entre Peeta y Katniss.
-Katniss, no tiene sentido seguir fingiendo que no sabemos lo que pretende el otro.
Se nota que él la ama, aunque no sé si será ese amor correspondido. Quizás sea como fue lo de Christhoper y mío. Algo que pasó, pero que en el pasado se quedó. Sueño con él…
Al levantarme veo como un paracaídas baja del cielo y son de nuevo los 24 bollitos del distrito 3. Eso quiere decir que hoy que es el día tres a las 24 horas nos sacaran de aquí. Genial. Tengo que intentar que ni ellos se matan ni yo la cague tampoco, al menos ya que estoy tan cerca.
Desayunamos y luego veo como Katniss le enseña a nadar a Peeta, los vigilo durante un rato por si necesitan ayuda, pero como no hay peligro inminente les dejo y me echo una siesta.
Como si fuera sólo unos minutos transcurridos para mí y son horas para la realidad, Finnick me despierta. Dice que Beete nos quiere explicar algo. Este último dibuja en el suelo un círculo y lo divide en sectores cual tarta, en doce cuñas.
-Si fueseis Enobaria y Brutus, y supierais lo que sabéis sobre la jungla, ¿Dónde os sentiríais más seguros?- pregunta este como un profesor.
-Donde estamos ahora, en la playa- dice el rubio- Es el lugar más seguro.
-Entonces, ¿Por qué no están en la playa?- pregunta Beete de nuevo.
-Porque estamos nosotros- respondo impaciente.
-Exacto. Estamos aquí, reclamando la playa. Entonces ¿adónde iríais?
-Me escondería al borde de la jungla para poder escapar si me atacasen. Y para poder espiarnos.- responde Katniss
-Y para comer- dice Finnick- La jungla está llena de criaturas y plantas extrañas, pero, al observarnos, sabrían que el marisco es seguro.
Beete sonríe complacido. – Si, bien, veo que lo entendéis. Bueno, esta es mi propuesta: un ataque a las doce en punto. ¿Qué pasa exactamente a mediodía y medianoche?
-El rayo golpea el árbol- dice Katniss
-Sí. Así que sugiero que después de que el rayo golpee a mediodía, pero antes de que golpee a medianoche, pasemos mi alambre desde ese árbol hasta el agua de la playa, que, por supuesto, tiene una alta conductividad. Cuando caiga el rayo, la electricidad viajara por el alambre y no solo se introducirá en el agua, sino también en la playa que la rodea, que seguirá húmeda después de la ola de las diez. Todas las personas que estén en contacto con dichas superficies en ese momento quedaran electrocutadas.
Todos callamos, creo que ya lo entiendo ya que a medianoche son las 24 horas, el momento del rescate. Pero…
-¿De verdad podrá ese alambre conducir tanta potencia, Beete? Parece frágil, como si fuese a quemarse.- Pregunta Peeta.
Él le responde muy convencido de que irá bien, pero no me convence aún.
-¿Cómo lo sabes?- le digo
-Porque lo inventé yo. No es un alambre de sentido estricto, igual que el rayo no es un rayo natural, ni el árbol un árbol de verdad. Tú conoces los arboles mejor que nosotros, Johanna. Los rayos deberían haberlo destruido ya, ¿no?
-Si- respondo
Hablan un rato más, nuestra fuente de alimentación será las ratas que caza Katniss y unos frutos secos. Y tanto Katniss como Peeta están de acuerdo con el plan de Beete. Finnick en cambio me mira arqueando una ceja para saber mi opinión. Este chico es como mi hermano, el hermano mayor que nunca tuve, quizás mi mejor amigo.
-De acuerdo.- digo al fin.- Es mejor que perseguiros por la jungla, y dudo que se imaginen nuestro plan, ya que ni nosotros mismo lo entendemos bien.
Como Beete quiere examinar el árbol vamos antes de que caiga el rayo del mediodía.
Katniss se pone delante y nos explica que en sus juegos ella perdió el sentido del oído izquierdo y que se lo arregló demasiado bien en el Capitolio, entonces oye los Campos de fuerza. Allí, yo voy a por agua y los demás se encargan de más cosas.
Beete vuelve con una astilla del árbol, que es desconocida para mí. Y él dice que explica muchas cosas, cosa que nos deja a todos aún más confusos.
Oímos unos ruidos que provienen de la jungla, mucho más fuertes que los de ayer. Como pinzas, algo que no es mecánico.
Algo se esta acercando.

4 comentarios:

  1. *.* Resacte, ya mismo es el rescate y entonces moriré por lo que escribas. Lo sabes, ¿no? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentiría, si te dijera que no lo estoy deseando :)

      Eliminar
  2. Por fin me he puesto al dia que mejor momento, algo se acerca y en nada es el rescate, ay me va a dar algo *o* Esto s genial. Sigue en cuanto puedas :D

    ResponderEliminar
  3. jajaja si puede lo subo esta noche! Me queda terminar una cosilla y ya esta
    Un besazoo!

    ResponderEliminar