Etiquetas

Archivo del blog

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Capitulo 46



Le doy golpes en  el torso hasta que me duele la mano, y quiero llorar pero no voy a darle ese gusto a Snow. Ya lloraré en casa. Porque pienso salir de esta jaula.
Hago que Wirees y Beete se muevan para el lado contrario de donde estaba el campo de fuerza, que aunque no lo veamos se que está ahí ya que es lo que ha matado a Blight. Caminamos durante varias horas y en un claro dejo que estos dos duerman mientras yo exploro. El pobre de Voltios tiene la cara blanca y Wirees está como paranoica, no para de repetir
-tic tac, tic tac.- probablemente haya sufrido una conmoción o algo.
-Duérmete ya, pesada. –me levanto y exploro.                          
No pasa ni una hora cuando veo una figura correr, creo que es Enobaria ya que el pelo castaño lo tiene aún recogido en una alta cola de caballo. Detrás de ella aparecen otras tres figuras, Brutus, Cashmere y su hermano Gloss. Se paran cerca de donde estoy escondida y puedo oír más o menos su conversación.
-¿Visteis? ¿Aún nos sigue?- dice Cashmere que está intentando recobrar el aliento
-No, creo que no- le responde Brutus- estuvo muy cerca…
-¿Qué creéis que era?- decía Enobaria.
-Da igual, ahora lo importante es encontrar a la niñata esa y matarla ¿no?- Dijo Gloss.
Suena un cañón y provoca que los cuatro profesionales se pongan en posición de defensa esperando algo que pueda atacarles. Como no pasa nada hablan de quedarse y acampar allí. Sigo escondida detrás de unos frondosos arbustos, el problema es que la primera en hacer guardia es Enobaria. Me atrevería a atacarla, pero sería un error; un grave error ya que haríamos ruido y se me echarían encima sus amigos como lobos.
Cuando pasa el tiempo decido volver con mis “aliados”, aquí en la selva hace mucho calor y estoy sudando demasiado. Como no llueva pronto acabare deshidratándome.  Decido salir sigilosamente, pero no lo consigo y Enobaria me ve.
Nos quedamos mirándonos y dice
-Hola pequeña, tu por aquí…-con un tono malicioso en la voz, tiene fuertemente agarrado el cuchillo y antes de que lo tire corro.
Mis piernas hacen todo lo que pueden, mi cuerpo recibe arañazos de las ramas a mis lados, noto el sabor de la sangre en mi boca y oigo como Enobaria me llama riéndose mientras me persigue.
Esto es como una pesadilla. Suena un cañonazo  y ambas nos detenemos. Oigo como Enobaria vuelve a su grupo y yo corro hacia el mío. Cuando llego veo que aun están los dos dormidos. Increíble. Les ordeno levantarse y nos movemos mientras comemos frutos secos, poco a poco veo el cielo aclararse y debe de estar ya amaneciendo.
Majaras me toca el hombro libre ya que con el otro brazo sujeto a Voltios que aun sigue algo débil de la cuchillada que le dieron en la Cornucopia, y empieza
-Tic tac tic tac- así todo el rato.
Como no encuentre a Katniss en menos de un día acabaré matando a estos dos, que mala suerte la mía. De una parte de la Selva suena un fuerte sonido que provoca al rato un cañonazo. Aprieto el ritmo tirando de estos dos ya que quiero llegar a la playa, pero empieza a llover
Agua, pienso, al fin. Pero no.
Abro la boca para beber cuando noto el sabor de la sangre.

Sí, sangre.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Te he nominado a un Liebster Award, un premio a tu motivación, y creatividad. Continúa así. C;
    http://bouofbrodreamshistories.blogspot.com/2013/09/liebster-award.html#more

    Pásate por mi blog. ¡Dos besos!

    ResponderEliminar