Etiquetas

Archivo del blog

miércoles, 26 de junio de 2013

Capitulo 15

Capitulo 15



Mi instinto me dice que corra, pero si lo dejo ahí tirado haré que me llamen el resto de mi vida cobarde sobre todo en mi distrito así que me tiro encima de lo que yo llamo la bestia.
Lo empujo alejándolo de James y consigo verle mejor, a simple vista parece un oso pero sé que es un muto por lo largas que son sus zarpas y por lo realmente enorme que es. Me mira con unos ojos rojos y levanto a James, ambos salimos corriendo perseguidos por el muto. Intento no mirar hacia atrás, me falta el aire y sé que o hago algo o moriremos pronto.
Tengo agarrada con mucha fuerza mi navaja y James saca de la maleta como puede su espada. Le miro y sé que ha entendido mi mensaje porque se dirige hacia su izquierda y yo hacia la derecha. El muto me persigue a mi ya que me ve como la más débil de su caza. Me subo a un árbol y cuando el muto está intentando seguirme James aparece detrás y le clava la espada en la parte de atrás del cuello a la bestia. Ésta retrocede y cae en redondo manchando todo el terreno de una sangre espesa.
-Qué asco…- mascullo mientras bajo del árbol
-Ha estado cerca, muy cerca-dice James, me mira y dice-Gracias, Johanna
-Habrá que tener más cuidado desde ahora.
Seguimos andando durante unas horas más, tenemos cuatro manzanas, dos cantimploras con agua y 18 o 17 tiras de cecina. Ah y un trozo de queso que venía en la maleta de James
Acampamos ya, muy cerca de las colinas pero en un sitio donde los profesionales no nos puedan ver. Por la noche sólo aparecen dos caras. El chico del 3º Jon y el del 6º Jaden. Quedamos 13.
Yo monto guardia primero, aunque no ocurre nada importante. Luego despierto a James y me duermo. Ya he perdido la cuenta de los días que llevo aquí metida.
Por la mañana, ambos seguimos nuestro camino y nos acercamos para ver a los profesionales. Están los 5, aunque tanto Elisabeth como Will se dirigen a la playa. Normal, siendo del distrito 4º que se encarga de la pesca, traerán la comida hoy.
Cuando parece que están todos distraídos James y yo nos escabullimos hasta las colinas y nos metemos en la cueva donde pasé mi primera noche. Allí repitiendo mi sistema de caza, comemos dos pescados.
-Bueno, mientras pasamos el tiempo hasta que alguno muera será mejor que hablemos de lo que sea- dice James y me mira sonriendo. Esta tumbado en una de las esquinas se le ve tranquilo y a gusto.
-Que sincero tú ¿no?, ¿de qué quieres hablar?- le digo poniendo los ojos en blanco
Se pone serio y dice: - ¿Por qué no quieres hablar de tu madre? Mi madre la conocía y tampoco me quiso contar nada más, además sabes que tú o yo, o ambos moriremos y me gustaría saber el misterio.
-Vale-acepto a regañadientes- Escúchame atentamente, puede que no entiendas parte pero no pienso repetirla
-¿Por qué? Si es malo los vigilantes cortaran la grabación y la gente no lo verá. Seguro- me asegura
-Ya veré…-respiro y empiezo- Mi madre era hija de una familia de carpinteros y era muy bonita. Se enamoró del hijo mayor de un leñador muy famoso y a los años se casó con él y compartió su desgracia cuando éste perdió a su hermano pequeño en la Arena. La parte que no sabes es que el primo de ella, que tenía unos 40 y tantos años cuando ella murió, gano los juegos cuando ella no había ni nacido. Era un familiar lejano, pero ella siempre lo consideraba más su tío que su primo por la diferencia de edad y lo quería mucho por su cercanía y su parecido físico ya que él era también muy guapo.
No mencionó que cuando tú eres un vencedor de los juegos y además eres guapo el presidente Snow te explota sexualmente y como un trozo de carne te vende a sus ciudadanos. Si no hacías lo que te decía mataba a alguno de tus familiares o amigos. James me mira asimilando lo que le he contado y creo que entiende como sigue.
-Digamos que su primo cometió una “infracción” y ella fue quien la pagó.- continuo- la encontramos al día siguiente en el bosque con poca ropa y sin vida. No se investigó ni nada ya que decían que ella misma se había quitado la vida. Pero realmente todos sabíamos lo que había pasado. Mi tío, que así lo llamaba yo, se alejó de mi familia y no volvimos a hablar con él…
-Mi madre siempre me dijo que tenía una voz como los ángeles y que ella a veces venía y me dormía con una nana. ¿Me la podrías cantar? Sé que es una tontería pero puesto que nunca se sabe cuando tiempo te queda de verdad, ¿por qué no?
Y empiezo…

A la nanita nana nanita ella nanita ella 
Mi niña tiene sueño bendito sea, bendito sea 
A la nanita nana nanita ella nanita ella 
Mi niña tiene sueño bendito sea, bendito sea 


Fuentecita que corre clara y sonora 
Ruiseñor que en la selva cantando llora 
Calla mientras la cuna se balancea 
A la nanita nana, nanita ella

A la nanita nana nanita ella nanita ella 
Mi niña tiene sueño bendito sea, bendito sea 

Fuentecita que corre clara y sonora 
Ruiseñor que en la selva cantando llora 
Calla mientras la cuna se balancea 
A la nanita nana, nanita ella

3 comentarios:

  1. tipico momento cueva de los juegos jajajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA NO SAQUEMOS CONCLUSIONES PRECIPITADAS

      Eliminar
  2. JAJAJJAJAJAJAJAJ ESO ES DE LA PELI CHEETAH GIRLS que bueno

    ResponderEliminar